Sólo tú puedes crear tu experiencia

Créetelo porque son muchos los expertos que lo dicen: Somos dueños del transcurrir de nuestra vida y los mejores proveedores de nuestros deseos.

Wayne Dyer lo llama La voluntad de contemplar (extraído de la película Crear tu propia vida). «Al contemplar lo que deseas, creas esa realidad. Todo está en tu voluntad de contemplarlo. En tu vida personal, es importante contemplarte como alguien capaz de atraer lo que deseas… se empieza por contemplar la presencia de todo eso en tu vida.

El poder de la contemplación es algo que mucha gente no usa. Cuando lo usas, no hay límites para lo que puedes lograr. Si te mantienes centrado en lo que vas a manifestar no lo lograrás de inmediato. No puedes forzarlo, llegará a su tiempo, pero llegará. Se manifestará. Sé que esa ley de la atracción funciona.»

Esther Hicks nos explica en su libro Pide y se te dará, que todo lo que nos sucede está en íntima relación con lo que pensamos. Sabemos que nuestros pensamientos son algo sobre lo que podemos actuar deliberadamente, luego lo que nos suceda en la vida está en nuestras manos. Podemos hacer realidad nuestros deseos. Recuperar nuestra capacidad de decisión perdida a lo largo de los años y crear nuestra propia realidad.

La clave para atraer algo que deseas hacia tu experiencia consiste en alcanzar una armonía vibratoria con lo que deseas. Para ello, lo más fácil es imaginar que ya tienes lo que deseas, hacer que tus pensamientos se deleiten con la experiencia, y a medida que practiques esos pensamientos facilitarás que lo que deseas pase a formar parte de tu experiencia.

Cuando prestas atención a un tema, la Ley de Atracción te proporciona circunstancias, condiciones, experiencias, personas y toda suerte de elementos que se corresponden con la vibración que practicas habitualmente. Y a medida que comienzan a manifestarse a tu alrededor cosas que coinciden con los pensamientos en los que te has centrado, desarrollas unos hábitos vibratorios, o tendencias, más poderosos.

Tus emociones te indicarán exactamente hacia dónde te diriges. Del mismo modo que utilizas tus cinco sentidos para interpretar tu experiencia vital física, has nacido con otros sensores, tus emociones, que son intérpretes vibratorios que te ayudan a comprender las experiencias que vives. Así,

si prestas atención a tus emociones y emites deliberadamente pensamientos que incidan en la forma en que te sientes, podrás guiarte conscientemente hacia la frecuencia vibratoria que te permitirá satisfacer cualquier deseo.”

Cuanto más, más. O lo que es lo mismo: Atraes lo que sientes. Todo lo que nos sucede lo interpretamos en función de nuestras creencias (pensamientos) y esto genera en nosotros una reacción. Nos sentimos de una manera y esta emoción nos va hacer crecer y expandirnos o contraernos y estresarnos. Nuestra energía entonces es de expansión o de contracción. Y esta energía generada es la que atraemos a nuestra vida. Por tanto, cuando nos sentimos mal estamos atrayendo energía de miedo y contracción y cuando nos sentimos bien atraemos a nosotros energía de expansión y bienestar, lo que nos convierte, como decimos, en creadores deliberados de nuestra experiencia.

Esta entrada fue publicada en particulares y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *