Lo que enseñas pero tú no ves

En lugar de pedir o coger sin más el juguete de otro niño, Lorena primero le miraba muy fijamente, y luego apretaba los dientes y le clavaba las uñas en el brazo. Después su padre la regañaba muy educadamente, y las madres alejaban a sus hijos de ella,  mientras él disimulaba.

En una ocasión el padre de Lorena, conteniendo la rabia, y apretándole el brazo le dijo: “Hija eso no se hace, pide perdón«, (proyección) pero enseguida se recompuso y siguió hablando como si nada. Se quejaba de que siempre era él quien tenía que cuidar a su hija por los horarios de su mujer. Parecía una persona reprimida y frustrada, y su hija también.

La educación que Lorena recibía de su padre, le impedía reconocer abiertamente que quería los juguetes de los demás niños,  y que sentía mucha envidia de ellos. Con sus apretones de brazos a escondidas, su padre le decía: “está mal sentir envidia, tienes que disimular«. Por eso Lorena se volvió tan sigilosa como él, y sólo agredía a sus víctimas cuando las tenía muy cerca, sin llamar la atención.

La frustración de ambos fue en aumento. Y con el tiempo, escondiendo su rabia y su envidia, Lorena arrinconó estos sentimientos porque su padre se los prohibía, y aprendió a disimularlos para que nadie se diera cuenta de lo que realmente sentía. Pensaba que sentir envidia era algo malo, y se sentía culpable, así que rechazaba este rasgo suyo (sombra).

Si su padre hubiese admitido los sentimientos de su hija y los suyos, seguramente habría evitado el rechazo de los demás. Pero sobre todo, habría enseñado a Lorena a reconocer y aceptar esa forma de ser que no le gustaba de ella misma. La habría ayudado a conseguir los juguetes de los demás, o simplemente a aceptar que no se los dejasen.

¿Cuántas cosas sientes que te has reprimido en la vida?

  • Admite que te hinchas como un globo cuando te miran por la calle,  aunque criticas a los que, según tú, necesitan ir llamando la atención para sentirse importantes.
  • Observa eso que tanta rabia te da de los demás y mira a ver si en el fondo de tu ser no te mueres por hacer lo mismo.
  • Fíjate en lo que tanto admiras de algún amigo y párate a pensar si desearías ser como él.
  • Ahora date cuenta que proyectas en esas personas tus deseos reprimidos más ocultos, esos que algún día arrinconaste a tu sombra como Lorena.
  • Si persistes habrá llegado el momento de decidir qué haces con esta parte de ti que hasta ahora te has negado.

[sociable/]

Esta entrada fue publicada en particulares y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.