ANSIEDAD: cuando no reconozco mis límites

A Carlos, que está aprendiendo a cantar, le han propuesto de repente participar en un grupo que cantará en una boda. A él le tocaría cantar como solista un par de temas que no domina y que sólo tiene dos días para preparar. Aunque no lo ha dicho a nadie, las canciones no le van y, sabiendo que eran temas más allá de su alcance, ha aceptado el encargo. Primero, se empieza a agobiar porque son canciones muy agudas y se las han ofrecido a condición de no cambiar el tono; además el ritmo es complicadísimo. No ha pedido ayuda por temor a que no cuenten con él la próxima vez. Pero por más que ensaya en esos dos días la ansiedad se lo come y cada noche se siente angustiado porque no domina lo que hace, teme equivocarse y no está seguro de dar la talla.

¿Te suena? Cada vez que te metes en alguna cosa que te supera -o que está más allá de tu capacidad real de ese momento- te viene a visitar la emoción de la ansiedad. Sencillamente porque no eres consciente de tus límites personales, estás asumiendo más de la cuenta y no sabes decir no a una situación en la que te costará salir airoso. Pero lo haces. ¿Por qué?

Carlos lo hace por temor a que no cuenten con él. Su necesidad de ser valorado y de que se le reconozca lo convierten en un cantante inconsciente que atenta contra su integridad profesional –no es consciente de su auténtica capacidad de dar. Quizás prefiera hacer “un churro” antes que renunciar al encargo de la boda. ¿Necesidad económica de no perder un contrato u orgullo de aparentar que “yo he de poder con esto, cueste lo que cueste”?.

Aquí es donde te animo a detenerte y darte cuenta de lo que te puede estar pasando en situaciones como ésta. A veces estamos tan deseosos de hacernos valer, de destacar o de que nos llege nuestra oportunidad, que la pifiamos porque no estamos a la altura, y atentamos contra nosotros mismos.

La ansiedad está ahí para avisarte de que estás asumiendo más de la cuenta.

Disimular, aparentar o pasar de tu nivel real de competencia te hará meterte en situaciones de angustia o ansiedad innecesarias. Porque te verás condenado/a a forzarte y a sobrepasar tu propio límite. Evidentemente eres tú quien ha de medir muy bien dónde te metes y si eres capaz de salir al paso, pero piensa en la calidad de lo que haces más que en la cantidad. A veces, un no a tiempo te ahorrará malos tragos y te dará mayor seguridad.

La causa de la ansiedad es la inseguridad y la indecisión.

Cuando tienes que decidir algo y no acabas de hacerlo, ahí está la ansiedad; cuando te preocupa el dar la talla, cuando quisieras dar lo mejor de ti pero dudas que así sea, cuando te preocupa algo de tu futuro. La ansiedad crece con pensamientos muy ambiciosos –querer estar a la altura de las circunstancias cuando, por otra parte, sentimos que no es así.

¿Por qué Carlos llega al límite de no reconocer que tiene dificultades en interpretar los temas? Posiblemente porque niega que se siente inseguro o quiere aparentar que domina algo que “se supone” debería saber pero no sabe -inseguridad y algo de prepotencia. Por lo tanto, la causa de su agobio es su inseguridad no reconocida o inconsciente. En el fondo, el rechazo que teme de los demás por no dar la talla, ya se lo está infligiendo él mismo. No se acepta como es, con sus capacidades actuales y se convierte en su peor verdugo forzándose a hacer algo que le sobrepasa. De no ser así se respetaría en sus limitaciones, y no se presionaría porque sentiría que no tiene que demostrarse nada, ahorrándose su ansiedad.

Claves para el manejo de la ansiedad y el agobio:

  1. Reconoce sin vergüenza la inseguridad de fondo, la indecisión o la confusión que tengas.
  2. Expresa las propias dudas aún a riesgo de creer que perderás una oportunidad.
  3. Respétate a ti. Sólo así harás un trabajo de calidad. Conoce tus límites y háblalos sin miedo.
  4. El aspecto básico a trabajar para los ansiosos es la intención. Intención quiere decir ser coherente con tus propias metas y poner en marcha todos tus recursos para lograrlas.
Esta entrada fue publicada en particulares y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to ANSIEDAD: cuando no reconozco mis límites

  1. dario dijo:

    estoy deacuerdo en el temor que sentimos en o de algo que nos agobia y que sentimos que no vamos a poder superar, ami me sucede algo parecido a la canción pero con diferente sintonía, yo estoy dandole solución a un problema que tengo en un jusgado y siento miedo de no poder ganar la contienda porque no soy licenciado pero lo estoy llevando acabo y eso lo siento comoo un reto y me da mucha ansiedad, más de la que ya tengo y me hace sentir muy mal de salud PERO ME AGUANTO, y si ya di passos para adelante no los voy a dar para atras porque ya lo avance, nose hasta cuando se me quite esta ansieda pues ya llevo con ella casi 4 mese, NO PIERDO LA ESPERANZA DE RECUPERARME ALGUN DIA., gracias por el mje que nos dan aqui.

    • Sigit dijo:

      Andaba buscando unos dioujbs en la web cuando aparecif3 esta pe1gina y cosa extraf1a en med, pero me quede pegada en ella leyendo lo que escribes, me gusto mucho, por eso quise dejarte este mensaje. Lo de extralo en med fue porque por lo general solo leo los blog de mis amistades, pero ahora tambie9n leere esta pe1gina.Saludos desde la V Regif3n de un paeds llamado Chile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *